Atendiendo convocatoria de la Comisión de Cultura y Educación de la Asamblea Legislativa, una delegación de representantes del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, acudió, para explicar y analizar, la aplicación del Decreto 328, que con fecha 29 de mayo del corriente año, emitió la máxima autoridad legislativa. 

El Decreto 328, denominado, “REGIMEN TRANSITORIO PARA OTORGAR ATENCIÓN MÉDICA Y HOSPITALARIA A DOCENTES PENSIONADOS, DIAGNOSTICADOS CON PATOLOGÍAS TERMINALES E INCAPACITANTES” que literalmente expresa:  Art. 1.- Los educadores que desempeñen cargos docentes y de técnica educativa al servicio del Estado, que al momento de pasar a situación de retiro, se encuentren recibiendo tratamientos médicos y hospitalarios por padecer enfermedades terminales o incapacitantes, incluidos los docentes amparados por el numeral 11 – B del artículo 30 de la Ley de la Carrera Docente, contenida en el Decreto Legislativo N°. 665, de fecha 7 de marzo de 1996, publicado en el Diario Oficial número 58, Tomo número 330, de fecha 22 de marzo de 1996, deberán continuar recibiendo la prestación de atención médica y hospitalaria por un período máximo de dos años en el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, a partir de la entrada en vigencia del presente decreto. Art. 2.- Para la cobertura de la atención médica y hospitalaria de los servidores públicos docentes en situación de retiro, se establece una cotización periódica mensual del 10.5 %, deducida de la pensión del docente sujeto a este decreto. Los representantes institucionales del ISBM, solicitaron a los legisladores la ampliación del Decreto 328, con el propósito de especificar el procedimiento y las instancias correspondientes de la aplicación de las deducciones para los servicios de salud. Cabe destacar que a la fecha y verificando los registros respectivos, no se ha presentado ninguna solicitud de parte de los servidores públicos docentes  relacionada con dicho Decreto.